Viktor Rom se folla el culazo de Andy Star entre rejas y entre él y otro pollón le dan de comer lefa | Fucker Mate

Viktor Rom & Andy Star

Le encanta el calorcito de un buen pollón sobre su cara. Eso de sentir cómo le resbala el cipotón suave por la frente, notar el peso del rabaco sobre su nariz, usándola para desplazarlo de uno a otro lado de su jeta y que siga rozándole de una mejilla a otra, asentir un poco con la cabeza y comerse unas buenas pelotas mientras siente resbalar la polla sobre su pelo. Le vuelve loco eso de juguetear con el rabo antes de llevárselo a la boca, preliminares para cargar lechita en los huevos.

Antes de viajar a la capital para el orgullo, Andy Star ha decidido celebrarlo entre las barras del Bukkake Cruise Bar Sitges por un enlace que un colega le pasó a través de facebook, mamándose todos los rabos de los polis que salgan entre los barrotes. Quiere sentirse como un puto criminal, un criminal acusado de deslechar pollas a tutiplén, de reventarlas con la boca y su culazo hasta que no les queda ni una gota en los cojones.

El rabaco del poli que tiene ahora mismo en la boca está de putísima madre, largo, mega gordo, que por el diámetro le consigue rellenar la boca de lado a lado, un poco amorfo como le gustan, ligeramente inclinado hacia adelante, y es que las pollas grandes es muy complicado que crezcan rectas las muy putas, pocas ha visto con sus propios ojos que sean de gran tamaño y no tengan alguna tara, pero a él le molan las taras, porque sabe que cuando te la meten por el culo ves el cielo.

Sólo él sabe la identidad de ese agente, ver, comer polla y callar, a ser posible callarse con lefa dentro. Cuando se la ha dejado completamente dura, el tio le coge de la cabeza y le obliga a comer tragando más. Se está propasando en su deber. Suerte que llega el jefe de la pasma, Viktor Rom, para acabar con tanto abuso de poder. Lo reconoce por sus calzones de cuero ajustados. Si sus agentes la tienen grande y gorda, él debe tenerla aún mayor. De momento ve un buen bulto entre sus piernas.

Le tira un poquito de la goma hacia arriba y esnifa el olor a rabo que sale de ahí, le encanta esnifar rabos y pelotas. Se la saca y enseguida se envicia como un cerdo. No es tan larga como la que tiene pajeando en la mano izquierda, pero es morenita y más gorda todavía. Juntas una al ladito de la otra parecen papá polla e hijo polla, una nacida de la otra. Difícil coordinarse al principio, chupa una y pajea la otra, hasta que coge el ritmo y pajea a dos manos, solo que boca tiene una.

Creía que el jefazo iba a acabar con el abuso de poder, pero él es incluso más abusón todavía. Cuando se la ha dejado dura hace lo mismo, le agarra de la cabeza obligándole a atragantarse con su mazo colándose por la garganta, el suyo y el de su compañero, y le suelta burradas como “eso es, traga cabrón“. Sus muslos y el suelo se han convertido ya en un charco de babas. El poli malo decide largarse con otro ante la imposibilidad de tener para él solo esa boca y Andy se queda con el jefe de patrulla.

Su única intención era deslecharse unas cuantas pollas encima de la cara, para así llevar caramelo para relamer durante el viaje a Madrid, pero por primera vez entre los barrotes le pidieron poner el culo. La polla le gustaba tanto que no puso excusas, pero no llevaba un puto condón y a la vista estaba que el otro tampoco, a no ser que llevara en los calzones de cuero algún bolsillo oculto. Arqueó la espalda para dejar el culo en pompa apretado entre las rejas y enseguida notó la respiración profunda de un ntiarrón y toda su gran lengua arropándole el ojal.

Por un momento se quedó ciego. La primera relamida fue como si le hubieran metido una polla dentro. Le flojearon las piernas pero resistió en pie, aquello tenía pinta de ser algo grande. Si ya la puntita de la lengua le había dejado ese placer, a saber qué no haría el rabo al enfundarse dentro de su agujero. Había tios que se les saba bien besar, otros que sabían utilizar su rabo pequeño para que pareciese grande, la especialidad de Viktor, que de momento él hubiese descubierto, era abrir un culo como se merece, comiéndoselo como si fuese un coñito, ese era el secreto, hacer el vacío con los labios, buenos movimientos con la lengua, mucha humedad y a ser posible dejarse barba para meter un raspado de la hostia.

Viktor se levantó y empezó a estrujarle la polla dentro del culo. Entró más ajustada imposible, pero de una buena enculada se la metió hasta el fondo. Joder cómo resbalaba dentro, ese tio se ve que estaba acostumbrado al buen material. A pesar de eso cada polla era única y aquella le dejó doblado y gimiendo como la que más. Viktor le apresó los brazos contra los barrotes y le incorporó hacia arriba para que todos los curiosos que por allí pasaban viesen el espectáculo. Folladito y con el cimbrel tieso entre las piernas. Ya se le puso dura a Andy con la chupadita de culo, pero ahora incluso empotrado a toda hostia, la seguía conservando empalmada, tanto que era un espectáculo la forma en la que se cilimbreaba la muy puta, como un hierro tieso al que fuerzas y se queda danzando de un lado a otro con movimientos rápidos.

La jaula estaba a punto de ceder a causa de lo bestia que se la estaba empitonando. Podía notar cómo su cuerpo se iba hacia adelante junto con todos los barrotes cada vez que se la enchufaba. Es por eso que, antes de derrumbar la pared, el jefazo decidió invitarlo a su oficina. Allí le comió el ojete un poco más, se puso de pie y le volvió a escasquetar el cipote gordo que abrió camino al resto de la polla.

Así mucho mejor. Ahora podía sentir el contacto de ese culete en sus caderas y él el cacheo de las pelotas arropándole la parte baja del ojete cada vez que se la metía. Abierto el camino, Viktor se sentó sobre su cómodo sofá con el rabo empinado, esperando a que Andy fuera a sentarse sobre sus piernas, que le iba a leer sus derechos. Vaya que si se los leyó, cada letra, cada palabra, cada página, cada centímetro de polla. Se los leyó sentado y de pie. A Andy le gustaba tanto ese rabo que se abrazó a su dueño y este aprovechó que se le colgaba como un koala para levantarse y llevárselo en volandas con su polla dentro.

Andy le dio la espalda, todavía sentado sobre su mazorca y pajeándosela con el culo, a la vez que él se autosatisfacía con un batido de paja. De repente el poli pollón que le había dejado colgado apareció de nuevo. Entre el gustillo de la follada y el rabaco que había regresado a sus labios, Andy se sacó toda la leche de la polla decorando el suelo con pegotes blancos.

Se habían propasado con él y jamás hubiera pensado que le iban a follar el culo a pelo y a fondo, pero no pensaba irse de allí sin lo que quería. Hincó las rodillas sobre el suelo de la oficina y enseguida poli y jefe acudieron hacia su cara con las pistolas cargadas. El primero en correrse fue el poli pollón, que inclinó el rabo hacia su cara y soltó unos chorrazo largos y espesos de lefa que Andy se apresuró a recoger con la boca, si bien alguno le decoró la barbilla y después resbaló hacia su cuerpo.

Con los morros espesitos de leche es como le comió la polla al jefazo, al que parecía no importarle tener los mecos de otro tio resbalando por la piel de su rabo. Es más, Viktor recogió con la mano la lefa que había depositado el otro sobre sus pectorales y se embadurnó el rabaco con ella. Le sirvió de lubricante para pajear rápido y en cuestión de segundos, acompañando con unos gemidos largos y profundos, se deslechó encima de la boca de Andy, soltando un primer lefazo que fue directo al fondo de la boca y otro que le saltó por encima dejándole un precioso bigote.

Andy se quedó un ratito pajeando esas pollazas, ahora más resbaladizas por el semen de sus pelotas. Las exprimió para degustar las últimas gotas de lefa que les quedaban dentro. Le encantaba eso de que ninguno pusiese pegas porque fuese con la boca de una a otra, dejando a uno el pringue del otro y viceversa. Estaba hecho un buen ladrón de pollas, capaz de confundir hasta a los mejores agentes para que le dejasen hacer esas cosas.

ENJOY NOW ANDY STAR FUCKED BAREBACK BY VIKTOR ROM AT FUCKERMATE.COM

ENJOY NOW ANDY STAR FUCKED BAREBACK BY VIKTOR ROM AT FUCKERMATE.COM

Tags
Show More
Close