Gabriel Lunna y Alex Mecum se dan por culo en “Undisclosed” | Men At Play

139Views
No es otro blog gay

Que no estaba acostumbrado Gabriel Lunna a que un tiarrón grandote hincase las rodillas y se dispusiera a comerle toda la polla. Pero mejor regresemos a unos minutos antes de ocurrir esto, cuando los amigos de Gabriel prometieron regalarle para su cumpleaños una cita a ciegas muy especial. “Que no vas a olvidar en tu vida” le dijeron los cabrones. Claro, dicho esto, a Gabri se le pasó por la cabeza de todo y llegó a imaginar a un tiarrón negrazo con la polla del tamaño de la de un caballo destrozándole el culo y eso sí que no, aunque en sus pensamientos la simple idea le ponía cachondo.

Mira que los colegas de Gabri le repetían una y otra vez que la tenía enorme y que estaba buenísimo, pero él erre que erre, que su principal miedo era que algún día acabara en la cama con un tio grandote con manos enormes y que cuando le cogiese el rabo desapareciese en la palma de su mano haciéndose pequeñín. Sus amigos se reían cada vez que salía el tema y la cita a ciegas tenía mucho que ver con ello, a ver si así conseguían que su colega cogiera confianza y se diera cuenta del enrome rabo que tenía entre las patas.

Avance de “Undisclosed”

La cita fue en un restaurante, pero Gabriel ni se dio cuenta de quién era el chico con el que follaría, hasta que un tiarrón alto y fuerte se acercó a él dándole una invitación para una fiesta y, en lugar de dejársela en mano, se la metió en el bolsillo trasero del pantalón dándole una palmada en el culete y después lanzándose a sus morros. A Gabri le dio un poco de corte la situación cuando Alex Mecum se le echó encima y empezó a lamerle el cuello, tocarle el paquete y ademán de quitarle la ropa, más que nada por los camareros que todavía estaban por allí, si bien pronto desaparecieron por la puerta de la cocina y se quedaron solos en el local.

Fue allí, entre las mesas con teteras y té recién servido, entre el aroma a especias de las cinco de la tarde, donde Gabriel se enfrentó a sus miedos, donde aprendió a revalorizar su pedazo polla de la que aún pudo ver un buen pedazo, a pesar de estar bien pajeada por la mano de un tiarrón grandote. Incluso disfrutó de su pedazo culo mirando cómo su rabo entraba y salía del agujero. A cambio de hacérselo con un chaval que le sacaba media cabeza, el único precio que tuvo que pagar fue poner el culo para que también se lo follase, pero después de tener a ese cerdete lamiéndole cada centímetro del cuerpo, es lo menos que podía hacer.

ENJOY NOW GABRIEL LUNNA AND ALEX MECUM FLIP-FUCK AT MENATPLAY.COM

ENJOY NOW GABRIEL LUNNA AND ALEX MECUM FLIP-FUCK AT MENATPLAY.COM

No es otro blog gay