Patrick Dei debuta follándose a pelo a Ken Summers y regándole el cuerpo con su leche | Fucker Mate

16Views
No es otro blog gay

Lo que le gusta zorrear. Sabiendo lo mucho que gustan sus fotos de desnudo en su perfil privado de citas, Ken Summers no deja de subir al menos una cada día. Deja espacio para la imaginación, a veces mostrando sólo la mitad de su precioso culito, otras con un dildo en la boca. Busca calentar a los tios y la verdad que se le da de putísima madre hacerlo, porque los que están al otro lado viendo las fotos, no sólo se calientan llegando a empalmar, sino que alguno se quema las manos a pajas imaginando que se la mete.

Su mail no para de recibir propuestas obscenas, algunas realmente interesantes, como un equipo de rugby, entrenador incluído, proponiéndole una quedada en los vestuarios para hacerle un gang bang y bukkake con contrato de confidencialidad. Quizá para otra ocasión, porque Ken ahora necesita algo más íntimo, a un guaperas que le ponga burro. Sólo deja su teléfono a los elegidos y les invita a su apartamento para chingar un buen rato.

Antes de que el elegido llegue a su casa, mira el cajón para comprobar que el lubricante, los juguetitos y los condones están en su sitio, se quita la ropa y se pone cómodo, boca abajo, con la cinta de goma de los calzones un poco bajada, dejando a la vista el principio de una curiosa rajita a la que ninguna mano de macho puede resistirse. Sabe perfectamente que esa carta de presentación pone duras las pollas al instante.

Mucho mejor que en las fotos que le envió, Patrick Dei se presenta enfrente de su cama bajándose los pantalones, mostrando sus piernas fuertes y peludas y enseñando paquete. La mirada y mordida de labios de Ken lo dice todo. Lo que tarda el chaval en quitarse la camiseta, Ken ya está bajando hacia abajo, para apoderarse de un buen mostrenco, una polla morcillona todavía maleable, un estado que dura poco tiempo hasta que llega a su madurez total después de un buen masaje con los labios a toda presión.

Se la come con tantas ganas que a Patrick también se le despierta el apetito. Ken le pone la polla y la huevera en el valle de los pectorales y le ofrece su culazo para comer. No tendrá problemas en escarbarle el agujero, porque se le ha ido dilatando pero bien. Sintiendo el gustito de la lengua rozándole el ojete, Ken sigue a lo suyo dejando todas las babas sobre ese pollón que no para de crecer. Le encanta la forma del cipote y se detiene a mirarlo. Grande y arrogante, con una forma detrozaculos y escupeleches que no puede evitar meterle un buen zarandeo con los labios y la lengua.

El sesenta y nueve no tarda en sacar a relucir sus secuelas. Acción – reacción. Si Ken intensifica la mamada metiéndose el tronco hasta los huevos, Patrik sustituye la suave lamida de gatito celoso por una buena batida de lengua y morros haciendo pucheros en su ojete. Un toma y daca en el que ninguno piensa dar su brazo a torcer. Si quieres guerra vas a tener guerra, a ver cuál se comporta como el más cabrón. Lo bueno de esta guerra es que los dos ganan.

El cajoncito con los condones pasa a la historia. Ken deja de dar calorcito con sus atributos a los pectorales de Patrick, se retira de la retaguardia y mete la guardia entera en el pollón duro, a pelo ahí toda enterita, notando cómo el cipotón inmenso le va abriendo camino hasta el fondo, saltando encima a buen ritmo practicándole una paja de vicio. Joder, cuando parecía que esa polla había alcanzado su mayor tamaño, resulta que con la cabalgata se pone aún más gorda la muy puta, creciendo a lo ancho de una forma abrumadora.

A Ken parece encantarle esa sorpresa inesperada, eso de que le metan un palo por el culo y crezca más todavía. A riesgo de sacarle la leche y obtener una preñada, se envicia metiendo la culeada con más fuerza. Pollas así se merecen una buena paliza por estar tan buenas. A Patrick se le ponen los cojones por corbata más de una vez a punto de pegar los tiros. La mente se le nubla de vez en cuando pensando en las fotos sugerentes que ahora han pasado a ser una realidad ensartada en su rabo.

Según va recuperando la cordura, también recupera el mando de la situación y pone a Ken a cuatro patas sobre la cama para pegarle por detrás. Lo de las posturas clásicas parece que no va con el chavalín y bastan apenas unos segundos de clavada para que se le revuelva sobre el colchón, eleve la espalda y pida una clavada desde arriba obligando a Patrick a ponerse de pie para ejercer de buen obrero con el martillo neumático a todo meter.

Patrick nunca ha ejercido ese oficio, pero se le da bastante bien, sobre todo porque de lo de destrozar culos sabe un rato. Lo que no esperaba es que al sacarla de ese culo tan rico después de un buen rato, su polla iba a salir hasta con capuchón puesto. Tan calentito estaba dentro que hasta se le había estirado la piel.

El culazo de ese chaval se convierte en un espectacular caldero. Patrick le mira fijamente mientras se lo folla, imaginando cuántos hombres habrán vertido dentro sus ingredientes mágicos y si a él le dejará hacer lo mismo. Los huevos los tiene a punto y es cuestión de tiempo que el cuerpo le pida soltarlo todo. Por lo pronto es Ken el primero que revienta con su polla dentro, soltando leche sobre el suelo.

El rabo de Patrick se sale resbalando por la raja, pero enseguida se encarga de reconducirlo con la mano y devolverlo donde corresponde. Polla corrida y enlechada, Ken vuelve a la carga metiendo una culeada al pollón. Si hubiera querido, le habría dejado hacerlo, meterle una preñada de lujo, pero ya sería en otra ocasión. Patrick necesitaba ver su leche bañando ese cuerpo. Polla en mano, presionando fuerte para que no se le escape antes de tiempo, Patrick se pone de pie como un capitán, se zarandea la polla a toda hostia y le regala a Ken un mar de lefazos blancos que caen por doquier como un timón controlado por un pirata que se ha vuelto loco.

WATCH NOW PATRICK DEI DEBUT FUCKING KEN SUMMERS RAW AT FUCKERMATE.COM

WATCH NOW PATRICK DEI DEBUT FUCKING KEN SUMMERS RAW AT FUCKERMATE.COM

No es otro blog gay