Alejandro Torres se folla a pelo el culo de futbolista de Dani Robles y le mete una lluvia de lefazos | Fucker Mate

¿Sabéis lo que es un culo de futbolista? Pues os lo voy a explicar. Una vez abrí una puerta que no debía y me encontré algo que me hizo quedarme mirando a través de la rendija. Mi compañera de piso se había llevado a dormir a su novio, futbolista, claro. Como el despertador no paraba de sonar, abrí la puerta creyendo que como nadie lo paraba, me encontraba solo en la casa y tendría que apagarlo. Pues no, por lo visto se habían quedado groguis de tanta fiesta y tanto follar, porque ni se daban cuenta de la alarma. Y yo aproveché ese estado de sueño en que se encontraban para recrearme la vista.

Mi compañera estaba arropada, pero su novio se encontraba boca abajo, completamente desnudo, un musculoso cuerpazo con un culo de la hostia, grande, blanquito, definido. La imagen me dejó boquiabierto porque nunca había visto un culo tan bonito y enseguida me entraron unas ganas tremendas de amasarlo con las manos, de colar mi cabeza entre su raja y tirar al fondo. Lástima que no podía hacerlo, así que en su lugar me pasé varias noches cerrando lols ojos antes de irme a dormir, cascándome, sin que él lo supiese, un pajote a su salud.

El despertar de Alejandro Torres es mucho mejor, porque se encuentra un culo de futbolista en la cama de su compañero de piso al volver de echar una meadita mañanera. Por suerte tienen una relación más cercana de afecto mútuo y ambos se permiten acercarse a tocar. Además de culazo amasable y algo peludito, se encuentra con otro premio y es que, como Dani Robles tiene las piernas abiertas, se le ve toda la huevera entre medias.

Con algo tan precioso a tiro, no puede evitar sumergir la cabeza y lanzar con la lengua hacia adentro provocando el primer gemido. El contacto de la lengua en el ojete que se va abriendo y el sonido de esos gemidos, hace que a Ale se le ponga toda dura y grande como una barra de pan. Poco a poco le va abriendo un poco más el agujero ayudándose con las manos, desplegando los cachetes hacia uno y otro lado y colándose cada vez un poco más al fondo, raspándole con la barbita en su zona más sensible y consiguiendo apertura extra, que por eso se la deja.

A medida que se sumerge más y más, más fuertes son los gemidos y más le alza el culo para que siga y lo penetre con la lengua. Dani no pide polla con palabras, pero la quiere. Alejandro se lo prepara con salivazos pringándole desde arriba, babas fresquitas que caen directas al hoyo. Presiente que esa vez por fin le dejará colocársela sin condón y está deseando que ese momento llegue, por eso se esfuerza al máximo para lamer ese culito como mejor sabe, como la madre naturaleza le ha enseñado.

El culito se queda mojado, pero ahora la que necesita babas para deslizarse por su interior es su polla. Enseguida recibe el intercambio de saliva a base de escupitajos en todo su tronco y con una buena mamada en la que Dani le pone ojitos con todo su trabuco dentro de la boca. Le pone cerdo. Le encantan los tios que no se dedican sólo a chuparla, sino que parece que realmente te la están comiendo, como si tener tu polla entre los labios fuese la comida que más les gusta del mundo.

Dani es de los que come y de los que se deja dar de comer como un niño malote que no quiere agarrar la cuchara. Alejandro ya se encarga entonces de llevarle la comida a la boca hasta inflarle los mofletes. A veces, si es necesario, de conducirla hasta su garganta para que trague el muy cabrón. De seguir así y con esos ojitos que no paran de mirar hacia arriba, probablemente en breve le suelte toda la papilla y hasta necesite babero. Menos mal que había soltado la meada antes y eso le hace tener mayor control sobre sus instintos, porque si no iba a dejar esos morritos blancos a rabiar.

Toma premio, por su labor al mejor empleado, por saber abrir el culito como una almeja y por tener una jugosa polla. Alejandro ve la luz verde a meterla sin preservativo cuando Dani corre que se las pela a ponerse a cuatro patas sobre la cama con el culo en pompa. Ale corre igual de raudo no sea que se arrepienta, deja el culazo entre sus piernas y se la ensarta con mucho gusto a pelo sin ir despacio abriendo camino con la puntita ni gilipolleces, hasta el fondo que se la mete y empieza a bombear, por si acaso.

Estaba ansioso por notar el calorcito y la textura de las paredes de ese ojete atrapando su polla. El cuerpo le pide meterla hasta los mismos huevos y eso es lo que hace. Culo de futbolista partido en dos por su enorme polla. No lo puede ver mientras se lo folla por detrás, pero tiene a Dani empitonado con el rabo a punto de escupir leche. Aun así, el tio no es de los que caen rendidos sobre la cama cuando le meten pollazos, que va, eleva su tronco como una cobra, con sus espaldas anchas y fuertes para resistir las embestidas.

La polla larga, dura y curvadita de Ale, le dan para follarse a un tio en muchas posiciones pareciendo que cada vez es diferente por los puntos de placer que toca. Se la saca un ratito, el tiempo justo para dejar a Dani de lado y culearle desde abajo, petándole el culo a granel. Don natural el de sus caderas en movimiento propinando certeros pollazos hacia el interior del culo. Aquí la ligera curvatura de su enorme rabo consigue lo que otros muchos no pueden. Follárselo boca arriba le da igual ventaja. Podría quedarse en posición de flexiones, arqueando la polla en posición horizontal antes de meterla en el culo, pero a él lo que le mola es provocar gemidos y vaya si lo consigue cuando la mete en posición vertical bien dura, con todo el ángulo del pollón colándose dentro y tocando lo que pocos logran tocar.

Sentado en sus piernas, por fin puede ver lo que está ocasionando entre las de Dani, una erección mayúscula. Le gusta ver así a esa polla cachonda, pero enseguida alza el vuelo, le mete un avioncito y se queda con las vistas de su rabo insertándose por la raja tragona. Y Dani es experto en azuzar a los perros pollones para que le agujereen el trasero. Lo pone justo al borde de la cama, abierto de par en par, para que se la metan y practicarse una pajilla ante los ojos de su follador, para que vean la lluvia de lefa blanquita y espesa saltando de su polla como un géiser y cayendo después sobre su cuerpo.

No hay tio que pueda resistirse a semejante corrida. Esto es como bostezar, cae uno y los siguientes van detrás. Alejandro pega los últimos martillazos a ese culo hasta que le viene el gustillo recorriéndole las pelotas. La saca con rapidez y le bastan un par de pajeos al rabo para meterle un pringue de lefa bestial, con chorrazos lechosos saliendo a lo bestia y sin control, desfilando por el aire y mojando todo el cuerpo de Dani desde la cabeza hasta la polla.

Tanta lefa deja a Dani descolocado, que como buen glotón, recoge las sobras con los dedos y se los lleva a la boca para saborearla. Su torso y su carita bañados en leche hace que pose donde pose la mano haya sustancia. Acerca esa mano pringosa hacia los dos rabos que descansan corridos y brillantes y los roza con la yema de los dedos, notando todavía en ellos el tacto durito y a la vez deslizante por todo lo que acaban de echar por los cojones. Eso es lo que pasa por tener un culo de futbolista.

WATCH NOW ALEJANDRO TORRES FUCKING DANI ROBLES BAREBACK AT FUCKERMATE.COM

WATCH NOW ALEJANDRO TORRES FUCKING DANI ROBLES BAREBACK AT FUCKERMATE.COM

Tags
Show More
Close