[Fucker Mate] Ricky Ibañez le come todo el trabuco negro a Titan

Dulces sueños de velas aromáticas encendidas que exhalan su último aroma en el aire, de objetos artesanales construídos con manos expertas e inquietas. Sobre la repisa descansan aceites aromáticos y todo en el ambiente hace que Titan repose en un dulce sueño, breve pero intenso, totalmente desnudo boca abajo, apenas con el trasero cubierto con una toalla a la espera de que venga el masajista para hacer de su estancia aún un lugar más agradable.

Ricky Ibañez comienza a ponerse cachondo tocando esa espalda grande, fuerte y musculosa. Sabe que sus manos pronto estarán surcando un culazo grandote del que ya se aprecia la suculenta rajita que deja al descubierto la toalla. Ha deseado a muchos de sus clientes, pero los negros le chiflan, sus potentes rabos todos para suboca y su culo hambrientos de polla.

Ahí lo tiene, como un flan bamboleándose al paso de sus manos aceitosas, un culo enorme que debe culear como un Dios. Lo mejor está a la vuelta. Imagina los huevos y la pollaza aplastados al otro lado, seguramente creciendo poco a poco a medida que sus manos van surcando sus pomposos globetes. Titan está tan a gusto que ni se inmuta a pesar de que el masaje no entra dentro de la normalidad de lo que cabía esperar, al fin y al cabo ningún masajista jamás le llegó a moldear el culo de esa manera.

El chavalito le dice que se dé la vuelta y él lo hace, al fin y al cabo los dos son hombres y tiene rabo, entre machos todo está ya visto. Eso sí, se siente extraño porque está demasiado a gusto y sus pezones duros lo reflejan, una mezcla como entre gustillo y placer. Ricky se explaya masajeando con las manos y ya se muerde los labios al ver el cacho pollón gigantesco que ese negrazo tiene entre las piernas. Ya en estado de reposo es enorme, larguísima y gorda, apetitosa y lista para comer. Pero como quizá es demasiado pronto, de momento aprovecha para hacer rozar sus brazos contra la polla que empieza a ponerse dura y a despertar de costado ladeándose hacia la derecha.

Apenas un par de minutos bastan para que se le ponga dura del todo y le impida a Ricky hacer su trabajo, porque con ese pedazo trabuco entre medias ya no puede desplazar las manos. Sin pensarlo dos veces y a riesgo de que el cliente se vaya, acopla la mano al contorno del rabo y se lo empieza a pajear. Titan ni se inmuta, es más, se menea en la camilla con gusto, así que Ricky no sólo sigue desplazando la mano por ese rabo gigante, sino que agacha la cabeza y degusta el cipote con la boca como si fuera una bola de helado de chocolate.

Ya la imagina toa guapa llenándole el culo y regándole de leche. Ricky se desnuda y se sube también a la camilla sin dejar de oler esa apetitosa polla que ya está super brillante y resbaladiza gracias a su saliva. No piensa dejar que se ponga el condón, la quiere toda resbalando así, con sus babas, dentro de su culo. La mano se le queda pequeña para agarrar tanto rabo y lo que su boca ahora no puede cubrir seguro que lo conseguirá su agujero de atrás.

Un precioso ojete que ya se encarga Titan de abrir con su habilidosa lengua mientras Ricky sigue devorando el barrote negro chupando y pajeando con las manos hasta que su dedo meñique se posa sobre la superficie rugosa de los cojones y vuelve a subir para tomar impulso y bajar de nuevo insistentemente. Cuando Titan se sienta, Ricky siente la imperiosa necesidad de seguir mamando. Nunca entenderá cómo hay tios que la tienen tan enorme, a veces piensa que están hechas para que él las disfrute a su antojo, tan enormes, tan vivas, tan duras y con tanta leche toda para él. Ya puede dar fe y mitificar lo que se dice de los tios de color.

No hace falta que lo pida, Titan se pone detrás de él y le enchufa la polla dentro como él quería, sin condón, resbalando hacia el interior de su culo, toda, absolutamente toda dentro, cada uno de sus centímetros. No puede verlo de momento, pero puede sentirlo y escuchar el chapoteo de los cojones y los muslos apoderándose de su trasero.

Todo ese pollón larguísimo y enorme que hace unos minutos tenía entre las manos alzándose hacia el techo cual gigante, ahora está dentro de su ojete y menudo masaje le está pegando saltando encima de sus piernas. Va a hacer disfrutar a ese macho por cada céntimo que ha pagado por el masaje y de lo bien que lo está haciendo va a por la propina. El cabrón ni se la saca del culo, pivota sobre ella para darse la vuelta y dejar que Titan lo vea todo en primera fila con sus propios ojos, su polla metida dentro de esa rajita que le está dando tanto gusto.

Todavía con los pezones duros, Titan eleva un poco la cabeza y admira ese culazo que está rebotando sobre su polla y pajeándosela. Las vistas le recuerdan un poco a las cubanas que le hace su chica metiéndose el trabuco entre las tetas, pero eso es mejor, hay que reconocer que el chaval sabe lo que se hace. A su chica ya le habría dejado un valle de lefa sobre el canalillo y a este chaval sin duda le encantaría meterle un rio de leche dentro, pero aún necesita dejarle bien follado como se merece.

De momento le abre el culo al borde de la camilla y le enchufa a pollazos haciendo que el chaval se corra encima soltando un montón de leche por el capullo. Titan sigue metiendo rabo mientras la leche va rezumando. La suya no tardará mucho en salir y le encantaría dejarle decorado por tantas partes que no sabe dónde hacerlo. Su propina está al caer. Para cubrir lo máximo posible, se pajea encima del pecho de Ricky hasta que la leche empieza a salir sola con mucha potencia. Ricky saca pecho para recibir la lefada y después de unos cuantos disparos y con el semen resbalando por su cuerpo, se mete el cipote en la boca y prueba los últimos empujones del rabo.

Tras expulsar la lefa, el pollón comienza a recuperar su tamaño normal que sigue siendo impresionante. Menudas vistas, una manguera llenita de leche cayendo hacia abajo, tan guapa que Ricky no puede resistirse a coger de nuevo con las manos y chupar para empapar con la leche que ya surca el interior de su boca. Titan se acerca a probarla y le pega unos buenos lametones. Ese desayuno inesperado a dos bocas le pilla a Ricky desprevenido, que todavía con ganas de más guerra se agarra el rabo y se pajea de nuevo para correrse por segunda vez. Café con doble de leche.

Titan-Ricky-Ibanez

>> WATCH NOW RICKY IBAÑEZ FUCKED RAW BY TITAN’S GIANT COCK AT FUCKERMATE.COM

>> WATCH NOW RICKY IBAÑEZ FUCKED RAW BY TITAN’S GIANT COCK AT FUCKERMATE.COM

Close