[Fucker Mate] Daniel Millan se hace una paja con dildo y saborea su leche

De rodillas frente a mí, le depositaría la polla entre los labios, notándolos calentitos, deslizándose a lo largo y ancho de mi rabo mientras me mira con esos ojazos y me hace desear de forma imperiosa dejarle esa cara tan guapa completamente sucia con todo mi amor surcando su pelo, volando más allá, rociando sus gruesos labios y poder acercarme a ellos después de recobrar el sentido para notarlos suavecitos, los suyos y los mios juntos, pegándonos una merienda padre.

Cada nuevo año llega cargadito de nuevos proyectos y propósitos. Seguro que esta mañana cuando te has levantado ya tenías uno en mente: que si no faltar ni un solo día al gimnasio para ponerse buenorro de cara al verano y al buen tiempo para ligar un huevo, que si salir a correr, que si portarte mejor de lo que hiciste el año anterior, que si tirarse a una piba o un pibe diferente cada fin de semana… decenas de cosas que viene de lujo ordenar en la mente al considerar el día 1 como un punto de partida. Daniel Millan tiene un propósito de año nuevo, de momento para comenzar, que una gigantesca y jugosa polla le rellene el culo por completo.

Como una balsa de aceite, derretido por la mirada de esos ojos claros, me flaquearían las piernas y me lo comería enterito devorándole a besos, entrechocando la nariz y rozando sus labios con deseo, poniéndome cachondo, encaminándome hacia el cuello y bajando. Le daría la vuelta y comprobaría lo que tiene para mí, un culo fuerte y duro, todo un reto, con una hendidura preciosa para situar mi cipote, que sin duda ya está recto y empinado intentando colarse el muy cabrón por donde le dejan.

Menuda preciosidad de chaval, desnudo aún con calcetines puestos, de rodillas y abierto de piernas, mirando hacia atrás con una sonrisa cautivadora y adorándose el culazo, esperando que un buen macho meta toda su rabia dentro de él. Mmmm qué gustazo me daría encaminarme hacia él de rodillas, abrirle un poquito más de piernas ayudándome con la fuerza de mis muslos entre los suyos y zambullir mi polla ahí dentro hasta ahogarla de gusto. Gozaría penetrándole hasta reventar, dejándome caer hacia adelante, inhalando el olor de su cuello, buscando su carita guapa suplicando un beso que haga estallar a mis cojones de felicidad.

También querría mi ración de rabo, me arrodillaría para sentir la fuerza de su mano descapullándose la polla sobre mi jeta, un buen palo bien frotado, que me lo metiese y me follase la boca, que me cachease con unos certeros golpes en la frente. Y mientras llega el rabo de verdad, Daniel calma su ojete con uno de goma, de un tamaño y longitud más que considerables, como la de aquellos actores porno que a partir de ahora estarán deseando follárselo.

Entra ajustadita y cuando parece que no cabe más, sigue montando quedándose en cuclillas y poco a poco casi entera hasta los huevos. Un culo prieto y durito perfecto para pajear rabos grandotes. Qué gustazo le dará al que tenga la suerte de follárselo frente a frente, además de por su acogedor agujero, por las tremendas vistas que ayudan a darle con más intensidad, pollazos más fuertes por estar así de bueno, tumbado boca arriba, marcando unos incipientes abdominales, una tableta de chocolate que se percibe más y más con cada esfuerzo.

El machote sabe cómo hacerse buenas pajas, no se saca el pollón de goma del culo y emplea las dos manos con alegría, con una dándole zambomba al rabo y la otra que dentro de poco tendrá libre para tocar lo que él quiera, pero que hasta que llegue el momento, ahora emplea en empujar con impaciencia y gusto el rabo que le completa.

La deja quieta dentro de su culo y sigue pajeando. A poco que la mueva, el roce le hace subir los calores y los cojones se le inflan. Se estira hacia atrás y se deja llevar dándolo todo, entonces vuenlve a empujarla con rapidez sintiéndola toda dentro y alza la cabecita para ver salir su propia leche. Espesita y muy blanca, tan espesa que se le queda colgando de la raja del cipote y el zarandeo no hace sino ponernos más cachondos, depositándola poco a poco por encima de su ombligo.

Con el dedito moja pan, se lleva una buena parte del semen y se lo rocía por la tetilla, lanzando una mirada y una sonrisa matadoras a la cámara, detrás de la que estamos nosotros. Coge más lefa y se moja el otro pezón. El cabrón sigue mirando, sabe lo que pensamos, sabe perfectamente lo que nos gustaría hacerle, abalanzarnos sobre él, sacar la lengua y saborear su rica leche, por eso para acabar coge los restos y se lo lleva a la boca. Travesura de bolas de nieve hacía yo con este hasta acabar bien sucios.

>> WATCH NOW HANDSOME DANIEL MILLAN’S SOLO DEBUT AT FUCKERMATE.COM

Daniel-Millan

>> WATCH NOW HANDSOME DANIEL MILLAN’S SOLO DEBUT AT FUCKERMATE.COM

Tags
Show More
Close