[Lucio Saints] El atractivo alicantino Dani Basch se hace la primera paja ante las cámaras

Muchos seguro recordáis cuando en el concurso de televisión Un Dos Tres daban el premio estrella que todos los concursantes querían, después del coche claro, que no era otro que el apartamento en Torrevieja para tener una segunda vivienda en la que pasar unas vacaciones sin tener que preocuparse por buscar sitio para dormir. Pues si en el apartamento en Torrevieja hubiera venido de regalo este atractivo alicantino llamado Dani Basch, hubiera desbancado en un periquete al coche como el premio estrella del programa.

Decidido, con una bonita sonrisa enmarcada en una barbita definida y cuidada y una mirada que ya te atrapa desde lejos, casi penetrante y misteriosa, le gustan los tios varoniles como él. Apenas tiene 24 años, está soltero y es consciente de que a los tios les llama la atención por algo especial que tiene que no es capaz de definir bien, aunque yo ya se lo digo desde aquí, el tio es muy guapo y me encantaría que me clavase esos ojos en los míos mientras me lo follo, porque me ponen palote con sólo mirarlo.

La temperatura sube en el stage del Salto a la Fama, hasta él lo nota en el cuerpo y siente la necesidad de ir quitándose ya la ropa, cuando cuenta la historia de la polla más grande que ha visto en su vida. Con los dedos marca la distancia y la verdad es que es un pedazo cañón, ya podía haber puesto una cámara y haberlo grabado, no me extraña que le entren los calores al recordar cómo se la chupaba y le entraba por el culo.

Poco a poco nos va enseñando todo lo que guarda celosamente. Piel blanquita, delgadito, con los pelitos recorriéndose desde el pubis hasta el pecho en línea, un poco más frondoso en la zona del ombligo y los pectorales, esa línea perfecta que me encanta chupar con la lengua desde la base de la polla hasta llegar a la boca del otro, magia pura. Como muchos tios, una de sus zonas erógenas está en las tetillas, el tio se roza y se pellizca suavemente los pezoncillos, seguro que le mola que se los mordisqueen o se los rocen con los dedos mientras le embuchan un buen tronco por el culo.

Sólo él puede ver lo que se dibuja debajo de los pantalones vaqueros. No para de tocársela masajeándola de arriba a abajo pero aún no nos permite verla. Cada vez va metiendo más la mano para poder tocarse todo el paquete y eso hace que la bragueta del pantalón se abra más todavía. Anda que no está guapo ni na el chaval, para lamerle enterito y a cada lametón pasar siempre por su cara, rozarle los labios y contagiarse con esa mirada cautivadora que anima a seguir explorándole.

Con los dedos comienza a marcar el rabo duro bajo la tela, lo tiene desplazado hacia la derecha, el punto “cardinal” hacia el que no apuntan la mayoría de rabos de los hombres cuando se nos pone dura, Dani es especial. Se libera de un poco más de ropa quitándose los pantalones y dejando a la vista unas estupendas piernazas peludas de macho, con lo que me gustan. No hay nada como sentir cómo un tio te zumba y mirar unas piernas fuertes como esas. No va a mear, pero se saca la polla tiesa por el lateral de los calzones dejando aprisionados los huevos. La tiene larga el cabrón y bastante gorda, ligeramente arqueada hacia la izquierda y con un buen cipote sin capuchón para abrirse camino por donde él quiera.

Las pelotas le cuelgan lo justo como para darse el gusto de palpárselas con las manos y desplazarse los cojones dentro de un lado a otro y de arriba a abajo a la vez que con la otra mano sigue zarandeándose el rabo agarrándolo de la forma clásica y también forzándolo a mano inversa por detrás, como haría otro tio al pajeársela. Tiene rabo de los que tocan la campanilla, de los que disfrutar retándose uno mismo a tragarse enteritos y sentir cómo se acopla el cabezón de la polla a la garganta mientras sientes los pelillos de la base del rabo metiéndose por tu nariz y con la barbilla puedes notar el contacto de la piel rugosa de las pelotas.

Follárselo boca arriba debe ser la pera, echar la mirada hacia abajo y ver esa pollaza reluciente y hermosa menearse de un lado a otro y saltar contenta al ritmo de la follada, poder acercarse y sentir su olor, lamerle los sobacos, la boca, acercarse a su cara y retarle la mirada mientras tu polla crece y crece y sabes que está a punto de estallar y preñarle todo el culo de lefa blanquita que es lo que se merece por ser tan guapo, aunque también piensas en frotarte la polla y deslecharte encima de su cara para poder ver cómo corretea y se quedan pegados los lefotes a esa barba tan bonita de pelos morenos. Qué gustazo sería verle los morros y el bigote rellenos de leche.

Esos hoyuelos irresistibles cuando sonríe encabronan a cualquiera, no sabes si meterle de pollazos o sentarte en su trono de hierro y que siga sonriendo mientras te folla a placer. Durante casi toda la paja, no para de rozarse el ojete con los dedos. Ya me imagino un pedazo rabo penetrándole el culo peludo, dejándole los pelillos de los laterales del agujero completamente mojados al meter y sacar la polla. Será delgadito, pero el tio tiene unas buenas nalgas para cabalgarse y una preciosa hendidura donde calmar la polla. Esperemos que sean muchos los vaqueros que a partir de ahora puedan echar el lazo a este culazo, agarrarle el pandero con las dos manos llenas y sentir el calor de su culo en toda la porra.

Muy cuidadoso, como si se estuviera frotando con algodón una herida, emplea los deditos para calmarse el ansia de rabo, deslizándolos alrededor del ojete, un orificio rosado y estrechito para dar mucho placer a cualquier tio que tenga la suerte de metérsela. Tiene pinta de ser Dani de los que van rindiéndose hacia el suelo, de los que cuando te los empiezas a follar, les van flaqueando las piernas y al final te das el gusto de bobardear a pollazos contra el suelo, con todo ese culo a tu disposición para reventarlo. Si con apenas el roce de los dedos ya pone las rodillas en el suelo, este tio debe ser la caña teniendo entonces un buen rabo detrás y gimiendo contra el pavimento.

Sentado sobre la acogedora alfombra del stage, que debe estar calentita, Dani tira para corrida. Los resoplidos ya denotan que algo le sube por el tronco de la polla, las piernas se le mueven, los gestos de la cara dicen que ya sube, se la agarra y la menea potente como si fuese un joystick y entre gemidos el cabronazo se mete una lefada de vicio, echando buenos chorrazos que salpican la alfombra por todas partes y metiéndose una lechada calentita sobre el torso, en total más de 10 lefazos de los de regar y que culmina apretándose bien la polla con el puño para calmarla.

>> WATCH NOW HANDSOME DANI BASCH AT LUCIOSAINTS.COM

Dani-Basch

>> WATCH NOW HANDSOME DANI BASCH AT LUCIOSAINTS.COM

Close