[Lucio Saints] Victor Lopez y Aaron Armada se pajean las pollas entre colegas viendo revistas guarras

Hubo un tiempo, no hace mucho, en que los kioscos nos la ponían bien dura, luciendo en uno de sus laterales montones de portadas con tías comiendo vergas enormes y dejando que entrasen por sus anchos coñitos y, aunque menos, también había alguna que otra revista con portadas en las que sólo aparecían hombres, en plan colegueo, musculosos y guapetes. Muchos de vosotros como yo, seguro que no esperásteis a la mayoría de edad para haceros con una copia, no sin antes pasar una vergüenza terrible frente a la ventanilla del kiosquero, que había alguno tan majo que incluso te llegaba a aconsejar la revista que escoger. Una vez comprada, llegaba el instinto de supervivencia, esconderla a toda costa de las miradas furtivas. Te metías en un callejón poco transitado, abrías la mochila y la traspapelabas entre los libros de texto y si no llevabas mochila, te alzabas la camiseta por detrás y la ajustabas por detrás de los pantalones para que no se notase.

El gustazo de llegar a casa, meterte en una habitación a solas, la puta mano nerviosa que corría las páginas a toda hostia y se detenía en esas imágenes que te ponían cachondo, la que te hacía rebosar leche de la polla y terminabas lefando la revista sin querer, páginas pegadas para otra ocasión que dejaban un marcapáginas natural que decía por sí solo “aquí el lugar en el que me corrí“. Más cachondo todavía si algún amiguete te las dejaba y encontrabas algún pegote del tio guarrete que se había corrido, un chorrete surcando las páginas que olían a su rabo y al verlo ibas tú detrás.

Victor Lopez sabe lo que es compartir una paja con un colega, ya lo hizo con su compi Juan Lucho. Aunque es hetero, le da morbo que otro tio se la casque justo a su lado, igual que cuando con un amiguete se follan a una tia, le mola sentir la respiración agitada de otro hombre cuando le están mamando toda la polla o la está metiendo, el olorcito a macho del que se impregna la habitación, poder comparar su larga polla con la de sus colegas a pleno rendimiento y a ver quién lanza más lejos en la corrida.

Cuando su compi de piso Aaron Armada llega del trabajo, le encuentra mirando una revista guarra y se une a la diversión para rebajar la tensión del curro. Codo con codo se agarran una revista entre los dos y empiezan a pasar páginas hablando de tetitas naturales y operadas y de coños con piercing hasta que llegan a una página que les pone cachondos, con un cacho pollón gordo y enorme penetrando un coño del mismo tamaño. Victor no oculta que se le está poniendo dura, que lleva varios días sin pajearse y la tiene llena de leche, el tio no parar de hablar echándose mano al paquete y termina levantándose y quedándose en calzones. Aaron sigue sus pasos y se quedan los dos sobándose los paquetones, bien juntitos con las revistas una al lado de la otra para ver más imágenes a la vez.

Victor la tiene a reventar bajo los gayumbos, se le marca una pedazo pitón por el lateral que se ve obligado a levantarse y dejarla libre. Con la mano se agarra la pollaza larga y gorda toda morcillona y le sigue metiendo caña. Aaron se levanta para ver qué le pone tan cachondo a su compañero y sin querer se deja llevar por la voz de su amiguete, que el pedazo cabrón no para de susurrarle cosas sobre chochitos rosados y pepitillas poniéndole más cachondo todavía. Se lo imagina haciéndole lo mismo a una piba, normal que le abran las piernas y le dejen colarse dentro, qué arte tiene el tio para calentar el ambiente.

Ya ha conseguido ponerle burraco del todo, tiene la picha dura tirando de la tela de los gayumbos hacia abajo, se los quita para aliviar la presión y deja al aire un pollón descomunal, tan largo que cuando se la empieza a pajear no puede eviotar rozar con la mano los muslos de su amiguete. Ahí están los dos de pie, hablando con las revistas en la mano mientras las manos no paran de pajear unos rabacos enormes.

Con las pollas bien duras toman asiento en el sofá, el morbo campa a sus anchas y la habitación empieza a coger olorcito a pajote y rabo de macho. Aaron no sabe ya si le están poniendo más cachondo las fotos o la palabrería de su colega, porque el tio es que no para calentándole con historias sobre trios metiendo rabo en coño y culo a la vez y encima al cabrón se le acaba de salir algo de líquido precorrida por el capullo y lo suelta como si nada, tan natural.

Menudas varas de medir tienen los dos entre las piernas, para callar bocas y ensartar culos y dejarlos bien a gusto, juntas seguro que suman más de 50 centímetros de rabo duro y caliente.Cuando pasan las páginas no les queda otro remedio que liberarlas de la mano y entonces se les quedan duras y tiesas, rebotando contra los abdominales y formando un bonito y amplio arco hacia la izquierda, dejando claro hacia dónde cargan dentro de los calzones cuando están aprisionadas.

Una de las revistas acaba entre las piernas de ambos y se turnan para pasar página con una mano mientras con la otra no paran de meterse zambombazos desplazando los dedos por esas moles gigantes. Aaron se agarra la revista y empieza a pasear el cipote por la hoja mojándola de prepaja justo por donde una tia aparece en una foto abierta de piernas. Coloca el rabo enorme y largo apuntando hacia su coño, imaginándose que se la mete. Victor hace lo mismo, dando hostiazos en los mofletes de la tia de una foto en la que tiene la boca hinchada de polla.

Dejan las revistas a un lado, tienen todas esas imágenes guarras en la puta cabeza, suficientes para continuar la paja. Dos machos masturbándose, por el rabillo del ojo contemplan un buen pajeo además del suyo propio, gemidos apagados cuando sienten el gustillo en la entrepierna. Estos dos van para corrida y así lo indican sus gestos que sustituyen a las palabras, medio sudados, llevándose las manos a la cabeza, intentando contener tanto gusto y frenar un poco la leche para seguir disfrutando de las pajas.

Aaron agarra de nuevo la revista y se pone tontorrón mirando un culo penetrado en pompa. El tio empieza a gemir como un animal y Victor se acerca a ver qué le está poniendo tan cachondo y termina viendo cómo su compi deposita un buen marcapáginas en la revista con un buen chorrazo de lefa calentita de lado a lado y un buen cocktail de leche blanca con el que consigue ocultar el culo de la tia de la foto. Con todo el rabazo colgando y soltando lefa, se levanta y se va a la terraza a tomar aire.

Después de alabar a su compi por la pedazo corrida que se acaba de meter y sin apartar la vista de su rabo mientras se sacaba toda la leche, Victor se queda a solas y decide regalarse un pajote similar. Elige la foto de una tia a cuatro patas penetrada a fondo por un pollón tan gordo como el suyo, pone la revista en posición y soltando un “hija de puta” que le sale del alma se corre vivo encima de la hoja echando lefa a punta pala. El tio es tan cabronazo y lo ha disfrutado tanto que no termina ahí la cosa, hace otra cosita más con sus lefazos.

>> DISFRUTA DEL PAJOTE COMPLETO ENTRE VICTOR Y AARON AHORA EN LUCIOSAINTS.COM

Más pajas en grupo:

Ronnie Bonanova y Emilio Ardana

Victor Lopez y Juan Lucho

Victor-Lopez-Aaron-Armada

>> DISFRUTA DEL PAJOTE COMPLETO ENTRE VICTOR Y AARON AHORA EN LUCIOSAINTS.COM

Tags
Show More
  • Escucharlos hablar y verlos ensimismados mientras se van pajeando suavemente es increíble. Qué buena química, cómo mola ver a dos machos, colegas, guarretes, en todo su esplendor, compartiendo una paja. Genial cómo describes la intimidad, el uso de una revista, el olor a polla… ¡Eso sí que hace soltar precorrida! 😀 La verdad es que tengo que decir que nunca he compartido pajas con amigos, pero bueno, nunca se sabe 😛 Además, estoy de acuerdo contigo, la voz de Víctor hablando a Aaron de “chochitos” y su “hija de puta” ya son suficientes para ponerme palote. Es muy sexy. Los dos son maravillosos, pero tengo que decir que el pollón de Aaron… Bufff… Adoro ese inserto en el que se ve cómo suben y bajan esos huevos colgantes, de machote, al tiempo que vemos durísimo ese rabo, venoso y morenito, e inmediatamente se pasa a un primer plano de su cara con el sudor. Si es que ya solo el tráiler promete muchísimo 🙂

    • jeje, no comenté lo de los huevazos de Aaaron pero sí es cierto que están geniales rebotando cuando se desplaza toda la mano por la polla

  • David Veidt

    En definitiva no es otro blog gay. Es que no teneis revistas guarras con hombres machos o twinks o osos, solo hijas de puta? Vengo de clicar 3 thumbs up y dar 10/10 a otras entradas en el blog así que no se me entienda mal pero es que estos dos chicos (un por cierto menos chiquitin que el otro) pajeandose con estas revistas solo me acuerda que son gay for pay y eso no hace nada por mi libido ni reaccion en mi polla.

    P.S. Perdonad mi castellano, ese si guaroo de malissimo que es pero no es mi primer idioma ni mi segundo, ni mi tercero… Cordiales saludos desde Montreal via Augsburg(o?).

    • no te preocupes, jaja, se te entiende, todo es cuestión de gustos, a mí me encantan este tipo de escenas. Por si te sirve de algo, Aaron es bisexual, Victor hetero.

  • colega

    Cómo me ha puesto el relato, cabronazo, y eso que ni siquiera se han tocado entre ellos.

    • me alegra haberte puesto cachondo xD

  • rubenmd25

    MORBAZOOOOOO!!! la escena promete. No sabía que Aaron es bisexual… ya está tardando Lucio Saints es buscarle compañero… y si es de este rollito de colegueo, mejor que mejor jajajajaja

    • ya hay ganas de ver cómo entra esa pollaza

      • J.

        +100000
        Si hay ganas si, con este vídeo encima nos pone la piruleta en la cara jajaja

        • Imagínate una boquita ahí empachándose de rabo, qué rico

Close