[Fucker Mate] Viktor Rom le enchufa todo el pollón gordo a pelo a Zeus Vargas en el Boyberry Barcelona

118Views
No es otro blog gay

La magia de meterse en un local como el Boyberry de Barcelona nunca acaba. Casi seguro que acabas saliendo de allí con un folla amigo que siempre esté disponible cuando te pique la polla y la leche te rebose de los cojones en un día de esos tan a menudo en que nos convertimos en unos animales sexuales, pero por si no tienes la suerte de que eso ocurra, el local es como un huevo kinder, una caja de sorpresas donde si vas a buscar sexo lo encuentras y a poco que busques o sin tan siquiera buscar, terminas encontrando al chulazo al que quieres comerle el rabo enterito y con el que se te hace el culo pepsi cola cuando empieza a rozarte con el paquetón, imaginando que te va a doler pero bien, tanto como te va a dar gusto por detrás.

Como en los libros estos que leíamos de “elige tu aventura“, aquí sabes que entras, pero lo que no tienes claro es cómo sales, por mucho que sepas lo que quieres al cruzar la puerta. Puede que salgas con el culo bien folladito no por una, ni dos ni por tres, sino por montones de pollas, con la cara bien lefadita con distintos sabores de leche de macho o te embarques en la orgía que habías soñado. O puede que acabes con la boca y el culo bien servido por un chulazo como salido de una telenovela y que te domina follándote perdiendo el sentido como un animal entre los barrotes y las rejas como si fueses su puta presa.

Lo que el guapísimo Zeus Vargas ve esperándole a la puerta de la cámara ya le mola, un macho fuerte y con barbita que tiene el pollón oprimido contra los slips de cuero. La tiene tan grande y gorda casi dándole la vuelta a la cadera cargando hacia la izquierda, que le marca un paquetón de lujo. Las manos de Zeus van directas al pan, sobando y sopesando las medidas con la imaginación y el tacto. La de Viktor Rom también ha sido una suerte inmensa, uno de los chicos más guapos que podía encontrar ahora está sobándole la polla y mirándole con cara de cabronazo, deseando que se la meta. Le pone tan caliente su mirada y lo bien que se la palpa por encima del cuero, que en un arrebato lo coge y le come todos los morros llevándolo hacia el interior.

Enseguida Zeus se pone de rodillas y desabrocha los botones de los slips negros sacándole la herramienta, una super polla maciza, morenota, larga y de un grosor alucinante con la que rellenarse la boca. No tarda nada en intentar tenerla toda dentro de su boca y plantarle la saliva encima preparándola para su culo, pero antes de que ese momento llegue, quiere saciarse el hambre de ver semejante rabo colgando entre las piernas de un tio, tan potente y apetitoso. Se la merienda haciéndola resbalar por los labios y se la saca mirando durante unos segundos lo brillante que la ha dejado, antes de volver a la carga.

Cuando ya la tiene completamente ensalivada, le es más fácil clavársela hasta el fondo. Lo consigue y logra sacarle un gemido de gusto a su dueño, que al notar que le está penetrando la garganta, echa el culito hacia atrás por instinto al sentir tanto gusto y a la vez le coge por detrás de la cabeza atrayéndolo hacia sus partes en su ánimo por penetrarle todavía más adentro.

Con el chaval de rodillas sobre un banco, descubre su culazo blanquito, duro, firme y follable. Mientras se agacha para chuparle el agujero y aplicarle lubricante natural de saliva de macho, se pregunta cómo será capaz de metérserla dentro sin hacerle daño, pero cuál es su sorpresa al descubrir que el tio traga como un Don Juan, cuando le introduce el cipote y el primer tercio del rabo completamente a pelo y le absorve la polla como si lo hubiera hecho toda la vida.

Viktor delira viendo su pedazo tranca gorda y morena resbalando sobre ese culito blanco. Le pone super cachondo el contraste de colores y tamaños, saber que algo tan grande puede estar deslizándose como la seda por algo tan estrecho, sentir el contacto totalmente a pelo de las paredes de ese culo tragón. Ni preservativo ni lubricante de bote, entre posición y posición de follada, ahí está la boca de Zeus para chuparle el pollón gordo, cada vez más duro y más grande, cada vez con las pelotas más cargadas de leche, rebosando pequeñas gotitas de lefa por la raja del cipote que saben a gloria.

Zeus le pide que le dé caña, pero no es consciente de lo que le pide hasta que se pone boca arriba con las piernas abiertas de par en par y el agujero del culo a pleno rendimiento, cuando Viktor Rom le enchufa todo el rabo dentro y entonces nota esa presencia extraña, ese invitado de lujo taladrándole el ojete y abriéndoselo aún más. El chavalote se vuelve a poner boca abajo con las piernas abiertas, dejando que su empotrador disfrute de las vistas de su rabo ancho penetrando la raja del culo desde arriba, desde la punta del capullo hasta posarle las caderas en los cachetes haciendo tope. Le taladra tan a fondo que consigue que a Zeus se le ponga la piel del culito suave de gallina.

Parece que por fin ha calmado las voces del chaval que tanto le pedían caña. Le está dando lo que quiere, sacándole y metiéndole la polla por completo de principio a fin, aplicando toda la fuerza de su torso y de su culo para clavarle el nabo todo lo largo que es. Zeus se agarra donde puede para mantener la estabilidad a cada zambombazo que le pega. El tio cabrón no se corre todavía, tiene mucha más polla para regalarle, haciéndole sentarse encima de su rabo tieso y cabalgárselo. Las manos de Zeus se posan hacia atrás en unos pectorales duros y fuertes, tanto como el palo que tiene dentro en esos momentos.

Un nuevo cambio de posición y otra caladita a la polla morenota, dándole bien de saliva desde el cabezón hasta la piel de los huevos. Viktor no quiere parar el ritmo, el contacto de esa boca calentita le pone burro y empieza a follarle la cabeza, llega un momento en que necesita meterla donde sea porque está a punto de reventar. Zeus le planta el culazo encima de nuevo tragándose su polla y Viktor se abandona al placer de la follada, del culo de ese chaval metiéndole una paja. Como buen macho, antes de deslecharse el rabo, domina el ojete empalándolo de arriba a abajo y metiéndole unas enculadas de vicio.

Dura y hermosa, gigantesca, Zeus recorre con los labios cada centímetro grueso de esa pollaza cargadita de leche y saca la lengua todo lo que puede intentando plantarla en el capullo por donde en breve empezará a rezumar la lefa, siguiendo como puede los rápidos movimientos del rabo en manos de su dueño que la pajea a toda velocidad. Pero Zeus aún desea hacer algo con esa polla dura, poder darse el gustazo de correrse encima mientras la tiene dentro. El rabo enorme deslizándose en su interior y la imagen de un tiarrón fuerte y guapo son suficientes para regalarse una corrida encima del pecho y los abdominales con un primer lefazo que sale haciendo zig zag, blanquito y lechoso.

Con las manos recoge parte de la lefa y se la leva a la boca. Ahora sí ya está preparado para saborear la lechada de ese tio y todo valiente planta la cara frente al cabezón de su cipote. Unos gemidos ponen en alerta a Zeus, que hace un cuenco con la lengua alrededor de la raja del capullo y empieza a recibir chorrazos de semen cayéndole encima de la boca, el hombro y el pecho. Es tal la cantidad que le enchufa que Zeus termina haciéndolo rebosar por la boca, dejándose todos los morros y la barbilla blancos, con esa polla tiesa todavía frente a él, que se resiste a quedarse blanda, todavía chorreando.

>> ZEUS VARGAS ENCANTADO DE RECIBIR EL POLLÓN DE VIKTOR ROM A PELO EN FUCKERMATE.COM

Zeus-Vargas-Viktor-Rom

>> ZEUS VARGAS ENCANTADO DE RECIBIR EL POLLÓN DE VIKTOR ROM A PELO EN FUCKERMATE.COM

No es otro blog gay
  • colega

    ¿Este chaval no se llamaba Zeus España? ¿O me estoy liando?

    • Sí, ahora es Zeus Vargas