[Lucio Saints] Nathan Gear se casca un pajote en el baño del Boyberry en The Call Of The Desire, Episodio 1 : “La llamada del deseo”

Toda la vida ha estado saliendo con tias, además bien buenas. Hasta sus amigos le tienen envidia sana cuando le ven triunfar en los locales, cuando se le acercan pibones con culazos y tetas preciosos para perder la polla dentro. Ha participado siempre de las bromas y chascarrillos entre amigos hablando de chicas, se ha puesto las botas con los colegas follando todos y cada uno de los fines de semana en los que ha salido de fiesta, incluso se lo ha hecho con más de una a la vez. Pero desde que apareció ese chico, todo cambió…

Le pilló de imprevisto, justo en medio de una relación que parecía ya estable. Seguía sintiendo atracción sentimental por su chica, pero algo en ese tio lo empujaba con fuerza hacia el terreno sexual o algo parecido, no sabía definirlo con exactitud, como si algo hubiera despertado de repente en su interior, la necesidad imperiosa de ver su cara, una voz interior que le animaba a desnudarlo con los ojos, a descubrir su cuerpo masculino, ponerse enfrente de él y besarlo. Y no sabía por qué ahora surgía aquello. Hasta casi evitaba en la medida de lo posible que su novia entrara en su cuarto por miedo a que descubriera en el ordenador algunas de las escenas que se había guardado con tios practicando sexo. Su mente se debatía entre dos mundos, una vocecita que le pedía borrarlos y otra que además de incitarle a verlos, le pedía más y más, pasando de la fantasía a la realidad. Llegó a salir varias noches de casa mintiendo, después de buscar por internet lugares de cruising para hombres, aventurándose en varios lugares, pero siempre daba marcha atrás y regresaba sobre sus pasos, cogía una revista de tias en pelotas y se ponía a cascársela intentando esconder su deseo de pollas gigantes y culos hambrientos de rabo.

Su chica estaba empezando a notar algo raro y aquella tarde en el parque comenzó todo.

webdeseo-watermark-photo

EPISODIO 1: LA LLAMADA DEL DESEO

El chico de estatura media, guapísimo, barbita, piercing, vestido de sport y con los vaqueros rotos, como una aparición, con las piernas ligeramente abiertas asegurando su posición, convencido, fuerte. Ahí estaba frente a él sonriendo, girando y tomando el camino hacia alguna parte mientras su novia hacía lo mismo tomando el rumbo contrario. Y como los pliegues, como las líneas de una mano, tuvo que elegir un camino, lo que tenía o lo que podía descubrir, la elección estaba en su mano y algo en su cabeza le hizo decidirse por instinto. Ya no había vuelta atrás.

Aquel chico misterioso lo condujo por las calles de Madrid hasta un local que siempre había pasado de largo con poco más que curiosidad por lo que ocurriría allí dentro. El Boyberry parecía un lugar animado, a esas horas de la tarde con muchos chicos compartiendo un rato entre amigos, pero el chaval seguía indicándole hacia dónde ir, pasando de largo por la barra y llevándole hasta los baños donde le perdió de vista.

De repente Nathan Gear se encontraba mirando las pedazo espaldas de dos tiarrones de pelo moreno, meando en los urinarios. Se miró al espejo y estaba casi sudando, no sabía qué le estaba pasando. La situación, lejos de mejorar cuando se refrescó la cara con agua, no hizo sino volverse más extraña. Como en un sueño, aquellos dos pibones se habían dado la vuelta y estaban codo con codo bailando para él y haciéndole un streaptease, quitándose las camisetas y mostrando sus cuerpos de gimnasio musculosos y apetecibles, después los pantalones, enseñando unos enormes paquetes, el contorno de un buen par de pollas y cojones dibujándose por debajo de la tela blanca, super ajustados.

Aunque su cuerpo ya estaba reaccionando y sus manos empezaban a sobarse el paquete, el chico misterioso volvió a aparecer detrás de él, susurrándole al oído que aquellos chicos eran para él. La respuesta fue inmediata. El rabo estaba empezando a apretarle bajo los pantalones, se desabrochó los botones y dejó al aire libre su impresionante pollón largo y grande que era la envidia de sus amigos en los vestuarios.

Cuando empezó a pajeársela con la mano sin dejar de mirar a aquellos chulos, sintió una especie de liberación, como si llevase tiempo queriendo hacer aquello. No sabía cómo ni por qué la tenía tan dura mirando a tios desnudos, pero le gustaba la sensación. El sudor resbalando por esos cuerpos macizos, el morbo de imaginar sus rabos colgando. Cuando las manazas de esos tios resbalaban bajo los calzones, casi podía sentirlas como si fueran suyas, notando el contacto calentito de rabo y huevos. Algo muy poderoso estaba poniéndosela cada vez más y más dura si era posible, nunca se la había pajeado con tantas ganas.

La música y los gogós se fueron de su cabeza, pero el calentón y lo que había presenciado seguían en su mano y en su retina. Escuchando el ruido de fondo de la barra del bar que estaba a apenas unos metros, se metió en uno de los cuartos de baño dejando la puerta abierta y se sentó en el water para terminar lo que había empezado. Por un lado estaba deseando no correrse todavía, seguir masajeando su polla enorme, cerrar los ojos y seguir disfrutando de la belleza de esos dos cuerpos contoneándose ante él, pero tenía las pelotas bien cargadas, los huevos le colgaban del peso y estaba empezando a sentir el inminente cosquilleo en la base de la polla.

Una secuencia de imágenes compuesta sólo por culos y rabos inundó su cabeza cuando la leche empezó a salirle por la pija manchándole el torso y el brazo. Cuando acabó de gozar de la paja, casi se sintió como si no recordase cómo había llegado allí y había hecho lo que había hecho. Agarró el papel higiénico para limpiarse la lefa de encima y la imagen de aquel chico volvió a aparecer sonriendo al verlo desnudo y con la picha colgando recién corrido, antes de volver a desaparecer. Nathan se vistió corriendo, agarró la chaqueta y salió de allí echando leches.

…CONTINUARÁ

>> VIDEO COMPLETO DE “THE CALL OF THE DESIRE, EPISODIO 1” CON NATHAN GEAR Y ABRAHAM MONTENEGRO EN LUCIOSAINTS.COM

TCOTD01-Nathan-Gear

>> VIDEO COMPLETO DE “THE CALL OF THE DESIRE, EPISODIO 1” CON NATHAN GEAR Y ABRAHAM MONTENEGRO EN LUCIOSAINTS.COM

Close