[Fucker Mate] Xavi Duran y Hugo Arias follan con calcetines puestos en “blue reaction”

222Views
No es otro blog gay

La raja de un culazo con las piernas abiertas y cubiertas por calcetines blancos, por encima de esa raja un buen par de huevazos, un rabo duro apuntando hacia el techo de una habitación azul, curvadito hacia abajo, largo y hermoso, que se queda cilimbreando por culpa del movimiento de una mano que no para de sobarse cada rincón del cuerpo para darse gusto. Un macho semi desnudo con calcetines negros aparece imponente y se abre paso entre las piernas, se agacha y planta los morros en el calorcito de un agujero ardiente.

Con los pelillos de la barbita consigue poner perraco al chaval, que cada vez se abre más y más de piernas y expande el agujero de su culo para que la lengua del otro pueda hacer mejor su trabajo. Y más roce de barbita, más gusto y cada vez más abierto, un círculo interminable de placer. El agujero se expandel al contacto de su lengua húmeda y los dedos y se contrae cuando no los nota, todo suave. Ahora está tranquilo, pero dentro de un rato algo grande irrumpirá para abrirse camino.

Una mano fuerte coge el cilindro tieso y zarandea y su boca cubre el resto de la paja, comiéndosela como un animal pero con prudencia, bajando de nuevo los hocicos impregnándose del olor de pollaza y huevos antes de volver al punto de partida donde más calor hace, como si le llamara por su nombre para hacerle los preparativos de lo que se le viene encima. Lo prepara a cuatro patas metiendo dedo y afinando su propio instrumento con la otra mano, una magnífica trompeta que aguarda su momento para irrumpir en una entrada triunfal en el estribillo de la follada.

Música de gemidos, de labios repasando polla, de mofletes haciendo el vacio mientras comen rabo, de boca llena, de rechupeteo delicioso y, finalmente, del rasgar del condón penetrando por un espacio casi imposible. Un macho de pie, encarando con mirada de animal peligroso y empotrando un culo a su completa disposición, acoplándolo perfectamente al contorno de sus caderas hasta tener su polla dentro, entrando y saliendo una y otra vez sin descanso.

La polla curvadita y juguetona que queda libre, ayudada por la mano, da golpes al macho follador y casi se ajusta también por inercia al contorno de su torso. Todo parece acoplarse a la perfección. Un culito apretado empuja con fuerza, insertando el rabo en un agujero que se lo traga entero, hasta dejarlo apenas con un par de pelotas rebosantes de leche colgando y rozando el contorno del lugar donde ocurre la magia.

Esa polla curvadita, larga y gorda, ahora se zarandea sola de un lado a otro sin control por debajo del cuerpo del chaval, por la inercia de los golpes que recibe. El sueño de alguien sería estar ahí abajo, cerrar los ojos y sentir cada golpe del cipote arreando a hostiazo limpio y quizá de vez en cuando abrir la boca intentando cogerlo al vuelo y saboreando las primeras gotas de miel que salen por su raja.

Caras de vicio y miradas casi perdidas por el deseo se encuentran para seguir dándole magia a la follada. Un culo lleno que se sienta en el trono, que coge la sartén por el mango y se completa embuchándosela entera, trangando y dando alivio, en una sucesión ininterrumpida de saltos, a la polla gorda que merece toda su atención. El macho vuelve a retomar su lugar y se le echa encima para dejar claro quién manda. Mientras se la mete, deja caer su torso encima aplastando los huevos y el rabo duro del chaval, casi pajeándoselos sin querer con su cuerpo mientras lo resbala a cada arremetida.

De nuevo una boca inflándose de polla pero ahora al contrario, del chaval haciendo retorcerse de placer al macho sobre sí mismo, cuando se la come hasta posarle los labios en la base, hasta arroparle con ellos el inicio de la bolsa de las pelotas. La polla curvadita ya no se mueve sola, ahora es ayudada por una mano amiga que no deja de pajearla hasta que consigue su objetivo, hacer que esas gotitas de miel sabrosas se conviertan en un apetitoso reguero de lefa, de blanco sobre más blanco.

Una carita guapa se contonea frente al rabo alfa, pendiente en todo momento de la posición del capullo y de su raja para estar bien situada en el momento de la sinfonía final. Redoble de gemidos y en la cabeza del macho suenan tambores, fuegos artificiales y música de otro planeta mientras por su gorda polla no para de salir leche a borbotones que el chaval admira muy de cerca, disfrutando de la lluvia blanca que va cayendo sobre sus muslos, dejándolos cubiertos. Una mano aprieta bien el mango y lo estruja. La gota que quedaba recubriendo la raja del cipote por fin cae hacia abajo en una hermosa hilera, como la miel, espesa, cálida y suave, destacando contra otro azul, el de unos ojos hermosos que se llenan de vicio y gusto y que parecen sonreir como si hubieran conseguido una fechoría realizada.

>> MIRA AQUÍ CÓMO LA POESÍA SE TORNA SEXO ENTRE XAVI Y HUGO EN FUCKERMATE.COM

Xavi-Duran-Hugo-Arias

>> MIRA AQUÍ CÓMO LA POESÍA SE TORNA SEXO ENTRE XAVI Y HUGO EN FUCKERMATE.COM

No es otro blog gay