[Lucio Saints] Lucio Saints se folla a Ivan Romero, así son las mañanas para un chico cuando se levanta empalmado

Te despiertas en la cama con la puta polla toda dura, otra vez tomando oxígeno, apretándote los calzones. Con toda la tienda de campaña montada pegas un bostezo de buenos días y te desperezas estirándo los brazos y las piernas y a la cabrona no hay quien la baje los humos, ahí está rabiando y despuntando contra la tela a punto de reventarte los gayumbos. Metes la mano por debajo e intentas como puedes ponerla hacia un lado para que se note lo menos posible al levantarte, pero para nada, porque la muy puta vuelve a tomar posición y cada vez se pone más dura, tanto que no puedes echar ni una meada a no ser que hagas malabares y la fuerces para apuntar al water con consecuencias imprevisibles. ¿Os suena? Claro que sí, nuestra lucha de todos los días con nuestro mejor compañero de viaje.

Entre nosotros lo sabemos, pero como sé que hay chicas leyendo el blog, espero que entendais que cuando los tios queremos sexo por las mañanas o nos cascamos un buen pajote, aparte de porque cuando la tenemos dura es porque hay ganas, es que no hay otra forma de rebajar la tensión en la zona, que después cuando ya hemos descargado por lo menos se relaja.

A Lucio Saints, cuando se levanta así, no hay quien lo pare y el que va a sufrir las consecuencias es un chavalote guapetón, moreno, con barbita descuidada y cuerpazo que está arreglándose en el baño como cualquier otro día, pero ese va a ser diferente. Ivan Romero no sólo va a comprobar el gusto que se siente cuando te la meten por primera vez por el culo, sino que encima va a tener en su trasero lo más grande. Lucio tiene tantas ganas de rebajar su polla, que le sale el gusto por la boca comiéndose al chaval a besos. Con el rabo enmarcando todo el lateral, enfundado en unos gayumbos que le marcan un señor culazo, empieza a frotar paquete con paquete para hacerle sentir toda su alegría de buena mañana.

Para que vaya haciéndose a la idea de lo que le espera, pone a Ivan contra la pared y sigue frotándole el rabo por el culo. Cuanto más se calienta más dura se le pone y llega un punto en que al cabrón se le sale por todo el lateral. Ivan es bien listo y la mano se le va sola hacia atrás para atraparle el manubrio. Introduce los deditos por la abertura de los calzones y empieza a notar el calorcito de polla gorda. Se la saca entera y le mete un pajote de espaldas sin ver lo que está tocando, sólo imaginando mientras desplaza con la mano la piel morenita, tocando con la yema de los dedos el capullo suavecito, sintiendo esa raja por la que saldrá toda la lefa jugosa que ya está deseando en toda su boca.

Ivan empieza a calmarle las ganas con una mamadita, no cambiaría ese pollón ni por el mejor de los desayunos, como un postre gigante delante de sus ojos, una barra enorme y tiesa a dos palmos de sus narices, descansando toda larga esperando su boquita. Le da un repasito por encima desde la base echándole el aliento y termina degustándola y dándole un primer tiento. Ivan tiene labios gruesos y una boca grandota, un lujo para cualquier tio cuando te la chupan. Empieza fuerte, queriendo tragársela entera, pero enseguida se da cuenta de que ese rabo maestro hay que disfrutarlo poco a poco.

Sin necesidad de pasar por la ducha, Lucio Saints termina con la polla mojada, pero de saliva. Tremendo cómo le repasa con la lengua larga dejándole el pegote y después desplanzando la saliva con los labios. Por qué nos gusta tantísimo comer rabos. Debe ser porque sabemos el gustito que nos da y cuando lo hacemos sabemos perfectamente lo que el otro tio está sintiendo, eso sí es empatía de la buena.

ivan-romero-lucio-saints-6 ivan-romero-lucio-saints-3

Un guiño de ojo, una sonrisa pícara con toda la polla ensalivada frente a su cara de machote, Lucio abre la boca para preguntarle si le gusta e Ivan se lo demuestra apagando la sonrisa para atraparle el rabo y succionarle el pollón con rapidez, haciendo que Lucio se revuelva de gusto. Joder, casi a punto de correrme me tiene cuando le agarra la cabeza despacito y se la va metiendo entera hasta que la tiene toda dentro de la boca y se escucha ese quejido de Lucio como si estuviese llegando al límite de su resistencia. Si le mete la leche en ese momento le atraganta.

El espejo permite ver la acción desde dos puntos de vista. Me encanta y me pone burro ver en él así a un tio tan pollón como Lucio, cuando Ivan se saca el rabo y deja que salga empinado y duro disparado de nuevo hacia su estómago. Las pollas sin capuchón molan, pero el pellejo en un rabo grandote da un juego perfecto, eso de apretar con el puño y hacer que la piel recubra un poco el cipote, dando lengüetazos circulares introduciendo la punta, es una locura.

A Ivan le sale saliva por todas partes, el tio es un mamador de lujo, le sale pegada desde su boca hasta la raja del cipote y hasta cayéndole por la barbilla. Sabe perfectamente lo que está haciendo, metiéndole tanta saliva para que le entre bien por el culo. Con cara de gamberro y vicioso, se planta contra la pila del lavabo y menea bien el culo mientras Lucio le deposita la punta del rabo en el agujero. Lucio le mete el relleno y se queda con todo el pollón dentro, disfrutando de la sensación de estar dentro de otro tio.

Estar follando y que el otro sonría, gusta tanto como encabrona, es como si tu ego de macho actuase por instinto animal y trabajase duro para borrar esa sonrisa hasta convertirla en otra cosa. Lucio se enrabieta y empieza a agujerearle un culo super flexible, metiéndole polla de lado a lado. El espejo no hace sino darle más fuerzas, que eso de verse uno mismo follando tiene su morbo y más si ves el gusto reflejado en la cara del chaval al que se la estás metiendo.

Ivan tampoco se queda quieto y menea culo para seguir tragando rabo. Cuando Lucio se sienta y él se ensarta encima del tronco, es alucinante el despliegue que le mete, saltando, meneándose hacia adelante y hacia atrás, apretando el culete para sentirla apretadita contra las paredes de su agujero y muy dentro de él, el chaval más juguetón del porno gay y eso que este es su gran estreno y con una mega polla como la de Lucio Saints. Parece que su culazo quiere caña, este sería capaz de tragarse otra más que le venga de ese tamaño y hasta una tercera. Un buen trío de pollas sería necesario para que dejase de menearse como si le hiciese falta más relleno de culo. Nada es suficiente para este insaciable. La verdad es que molaría verlo.

Llega ese gran momento en que el macho descarga, cuando llevamos toda la noche soñando con chupar rabos enormes, con montones de chicos guapos, musculados y pollones en las duchas, cuando un regusto te recorre toda la columna y sentimos cómo toda la felicidad mañanera se concentra en un punto desconocido hasta que empezamos a dar esos espasmos de rabo dejando escapar la leche que nos aprieta ya dentro de los cojones. Ivan se lo va a llevar bien puesto en toda la jeta. Con un flipante meneo de rabo casi descomunal en que Lucio se pajea a manguerazos, termina plantándole todo el semen espeso alrededor de los labios y en toda la boca. Le deja los morros bien blanquitos y como una masa deliciosa de gelatina que no para de moverse y empieza a resbalar por su cara a borbotones mientras él se pajea más abajo.

Sí, chicas, así son las mañanas para un chico todos los días, taaaan duras… 😛

>> REGÍSTRATE AQUÍ Y MIRA CÓMO LUCIO SAINTS SE FOLLA A IVAN ROMERO EN EL CUARTO DE BAÑO EN SU DEBUT PARA LUCIOSAINTS.COM

ivan-romero-lucio-saints

>> REGÍSTRATE AQUÍ Y MIRA CÓMO LUCIO SAINTS SE FOLLA A IVAN ROMERO EN EL CUARTO DE BAÑO EN SU DEBUT PARA LUCIOSAINTS.COM

Tags
Show More
Close