[Men At Play] El doctor Dani Robles examina y prueba el pollón y la leche de Tony Gys

Fue la primera vez que un tio hetero me tocó los huevos, no de tocarme la moral, sino literalmente las pelotas. Reconocimiento médico para el servicio militar, tras explorar la vista, la boca y los sentidos, me dijo que me desnudase completamente, puso el biombo blanco entre la camilla y la puerta del despacho y con algo de vergüenza me fui quitando la ropa hasta quedarme en pelotas enfrente de ese tiarrón grandote que me sacaba media cabeza. Me invitó a tumbarme y de repente me puso las manazas encima. Con una mano me agarró la polla, que la tenia descansando hacia abajo, y me la colocó hacia un lado, sosteniéndola, mientras con la otra mano me palpaba y exploraba los cojones. Me le quedé mirando, el tio era guapo y tuve que pensar en otra cosa para no empezar a empalmarme y que notase que se me estaba poniendo dura.

Las exploraciones médicas son un auténtico calvario como te toque el doctor macizo de turno, que como sea como los de Anatomía de Grey la liamos parda. Las escenas de médicos, enfermeros y todo tipo de personal sanitario, por este motivo, son las más recurrentes en el porno. Una ambulancia reanimando a un paciente, el vigilante de la playa haciendo el boca a boca a un bañista o un doctor examinando a un paciente por un dolor muscular. Todo vale para ponernos cachondos perdidos, porque son situaciones que están dentro de nuestras fantasías.

Tony Gys acude a la consulta del doctor Dani Robles porque tiene un dolor en el brazo, se ha pasado en el gimnasio al poner más peso a la barra. Una escena en completo castellano que está subtitulada para los yankis, pero que para nosotros es una puta delicia escuchar. Dani le hace quitarse la ropa a Tony y tumbarse sobre la camilla para darle un masaje y explorar la zona del dolor. Cuando el doctor se le pone enfrente, entre que está desnudo y sentir cómo le masajea, Tony empieza a ponerse malito y levanta la cabeza hacia el paquete como oliéndolo. El doctor no se queda atrás lanzando miraditas al trasero del chaval. Miradas furtivas de dos machotes que se atraen.

Colocado boca arriba el doctor extralimita el masaje y va más allá de la zona afectada. Ante la reacción del chico, cada vez le va masajeando más abajo, intentando encontrar una señal que le indique que ese tio es gay o que al menos lo que ve le gusta. Dani se pone cómodo, se quita la chaqueta y se remanga la camisa metiéndose en un berenjenal, arriesgándose y posando la mano sobre el paquete del chaval esperando su reacción. Tony reacciona positivamente y se lanza a tocar su culito mientras Dani aprovecha la situación y le mete mano por debajo de la toalla. Cuando se la saca, Tony se la coge y le guía otra vez la mano hacia dentro para que le palpe la polla sin dejar de mirarle a los ojos. Toda una degustación de dos tios en silencio, sólo miradas y tacto.

DocandTony_01

Es acojonante cómo Tony le coge del antebrazo y se lo mueve para que le frote el rabo ya gordo. Dani Robles empieza a replegar la toalla y deja que el pollón le salga disparado hacia arriba. Va desenvolviéndolo poco a poco, rabo y huevos, con delicadeza. Algo que da comienzo a un puto morbo de los buenos. En lugar de plantarle la mano en la polla directamente, le masajea los muslos y se los aprieta, haciendo que a Tony Gys se le levante el rabo duro y empinado de forma involuntaria varias veces. Dani se chupa el dedo gordo, se lo mete en la boca a Tony y cuando los dos lo han chupado va el tio y le planta el dedo encima de la raja del cipote haciendo que Tony suelte un gemido de gusto al sentir el contacto en su zona más íntima.

Con la polla ya en la mano y pajeándolo, Dani se lanza hacia su paciente y le pega un morreo sintiendo esas ganas y los gemidos en su boca. También aprovecha para secuestrarle un poco de saliva y utilizarla a modo de lubricante natural para empezar a mamarle el pollón. Al tio no le cabe entera, aunque lo intenta y se ahoga en el intento, rellenándose la boca con el rabo gordo y creando un charco de saliva a su alrededor, expulsándola y dejándola caer encima de ese pedazo de carne enorme para volver a la carga.

Durante un rato, Dani Robles se queda mirándolo, le coge la polla y se la empieza a pajear y exprimir cada vez más rápido, observando su reacción, viendo cómo Tony Gys se contonea de gusto cuando acelera. Al chaval le está molando demasiado y casi se deja ir echando toda la leche, pero decide coger esa mano y frenarle diciéndole que pare antes de que ocurra porque esa oportunidad no la va a desperdiciar. Se levanta decidido y se lo come a besos quitándole toda la ropa, dejándolo en calzoncillos y bajándoselos lo justo y necesario para dejarle el culazo al descubierto, lo pone de vuelta contra la camilla y le planta encima todo el nabo para que se lo sienta calentito. Con mucho arte rasca un condón y se lo coloca sobre la polla.

Lo va penetrando poco a poco pero con rapidez, dejando que su rabo entre con fuerza desde la punta hasta tenerlo dentro. Menudo culazo tiene el doctor Dani, un agujerito atrapa pollas de lujo, se adapta como un guante y lo deja apretado. Tony se va calentando con la follada y se pone cerdo, metiendo una marcha más y encorvándose para buscar la boca del doctor, dándose entre los dos un buen repaso de lengua. Tony lo agacha un poco más y le planta la cara en la camilla para que sienta el rabo mucho mejor rebañándole por dentro y le suelta alguna guarrada. Se adaptan los dos tan bien como si fuese un tetris, que a Tony no le hacen falta ni manos para meter rabo. El tio da un meneo de caderas tras otro y se inserta y sale como un campeón.

Con Dani Robles tumbado boca arriba y las piernas bien abiertas hacia arriba, Tony Gys le pega los últimos empujones, mirándose y sintiendo el gusto el uno del otro en su cara y el brillo de sus ojos. Sin poder aguantar mucho más, Tony se la saca, resbala el condón por su polla para quitárselo y coloca a Dani Robles en posición para recibir su leche, completamente tumbado sobre la camilla. De la polla le empieza a manar leche calentita pringándole la barba y cayéndole al otro lado de la cara, jugosa y espesa.

Cuando termina de saborearle el rabo y dejárselo caer enorme hacia abajo, Dani Robles se casca una paja y se suelta un par de lefazos que le llegan hasta la cara, corrida de campeones y con un tiro estupendo, una maravilla ver de cerca cómo escupe leche el cabrón. A Tony ya se le han ido todos los dolores seguro. Con cariño se acerca a la cara del doctor y le pega unos besotes degustando el saborcito de su propia lefa sobre la cara de otro.

>> TONY GYS SE FOLLA A DANI ROBLES EN LA CONSULTA, SOLO EN MENATPLAY.COM

 DocandTony_02 DocandTony_03 DocandTony_04 DocandTony_05 DocandTony_06 DocandTony_07 DocandTony_08 DocandTony_09 DocandTony_10 DocandTony_11 DocandTony_12 DocandTony_13 DocandTony_14 DocandTony_15 DocandTony_16 DocandTony_17 DocandTony_18 DocandTony_19 DocandTony_20

>> TONY GYS SE FOLLA A DANI ROBLES EN LA CONSULTA, SOLO EN MENATPLAY.COM

Close