[Czech Hunter] Episodio 146 con el rubito cañón de 19 años en la pista de fútbol

La mayoría de episodios de Czech Hunter son geniales, pero ha tenido que pasar casi un año para que me encandilara de nuevo con uno de los chavales del nuevo episodio semanal desde el morenazo de camiseta blanca. No tengo ni idea del tipo de tio que me gusta, aunque cumplen un patrón similar, lo que sí sé es que cuando lo veo, sé que este tio me gusta. Y de esta manera paso de un morenazo a un rubito de apenas 19 años que se niega a decir su nombre al czech hunter, que me pone las pulsaciones a tope y que me hace no dejar de mirarlo de la cabeza a los pies todo lo que dura la escena.

Gracias a uno de nuestros lectores hemos descubierto que el rubito se llama Ivan Mraz y ha hecho varias escenas en William Higgins. Desde luego aquí luce más guapo que nunca, pero miradle con el pelito algo más largo en el enlace que os pongo recopilando todas sus escenas. Menudo cambio ha pegado el chavalote!

El chaval está jugando una pachanga al fútbol con sus amigos en la pista. Los otros son más feillos y uno de ellos hasta muestra el rabo por un poco de pasta, pero desde el primer momento el czech hunter no es tonto y se fija en el guaperas del grupito, el chaval rubio que tiene un porte acojonante para su edad, con camiseta negra ajustada y bermudas azules. Le hace algunas preguntas en la pista y el tio parece timidillo, rehuye todo el tiempo. Más tarde se queda solo en uno de los bancos y el cámara, que tiene como objetivo follárselo y que le coma la polla porque le encanta el chaval, tiene que insistir un buen rato hasta que accede. De hecho hace uno de los mayores derroches de dinero de la serie, pero afirma que poder sentir su boquita mamándole el rabazo y poder penetrarle por primera vez ha merecido cada penique.

Es ver la escena y es que hay que darle la razón. El rubito es guapísimo, una cara agradable y atractiva, el pelito rubio corto y peinado algo de punta, ojos claros con una mirada alucinante y a medida que se va sacando la ropa deja al descubierto un cuerpazo de la hostia, buenas piernas y una tableta de chocolate para devorarle entero. A pesar de acceder por una cantidad, una vez que están en un lugar del parque donde nadie va a poder verles, se resiste un poco, pero acaba dejando que el czech hunter le saque el rabo de los pantalones de deporte y se lo sobe con la mano. El primer momento especial llega cuando el cámara se saca el pollón y ver la manita del chavalote agarrar semejante tranca. Verle tan tímido y guapo y pajeando un rabo de ese tamaño es para volverse loco, y eso que sólo acaba de empezar la cosa.

El czech hunter no tarda en trempar, la tiene más dura que nunca, no es de extrañar con un pivón como ese enfrente. El siguiente paso es una de las mejores cosas que he visto en el porno gay, de estas que te estás pajeando mientras lo ves y no te queda más remedio que correrte y disfrutarlo. El chaval se agacha, se pone en posición, coge con una mano el rabo enorme y empieza a lamer la polla gigante como si fuese un helado, pasando la lengua desde la mitad del rabo hasta la raja del cipote. El cámara le dice que le mire mientras lo hace y eso ya es lo máximo, el tio está para reventarle de lefa, pero no con una, sino con decenas de pollas. Una delicia.

Pasado ese momento que parece un puto sueño, se la mete en la boca hasta donde le cabe y le empieza a hacer una mamada suave, desplazando lentamente los labios, metiendo y sacándosela de la boca mientras la cámara no para de dar vueltas a su alrededor cubriendo todos los ángulos de esa belleza de tio. Lo que no sabe el chaval es que ha estado lubricando la polla que le va a reventar el culo por primera vez en su vida. Cuando se levanta, el czech hunter le toca el culito, lo tiene respingón pero fuerte y una vez más vuelve a resistirse cuando le propone follárselo. Al final lo consigue y además completamente a pelo. Antes de metérsela juguetea un poco comparando el tamaño de su rabo acurrucado entre la raja de su culo, la tiene enorme y le va a empalar enterito.

Se la mete y el tio se la traga como un campeón. Para dejar que admiremos la belleza del rubito de frente con la cara de gusto que pone, sus abdominales en tensión y su rabo colgando, el cámara se tumba en la hierba y hace que se cabalgue su polla. Cuando ya no puede más, le invita a agacharse y dejar que se corra en su cara. El czech hunter se pajea el rabo y le termina lefando la nariz y la parte superior de la boca. Con la lefa en toda la cara, el chaval se queda un rato así delante de la cámara e incluso se pone a contar el dinero que se ha llevado. Desde luego que sí que vale cada penique este pequeño rubito cabrón. Esperemos verlo pronto ya con un nombre, porque está tremendo.

EL RUBITO CAÑÓN FOLLADO A PELO EN CZECH HUNTER

CH-146-6 CH-146-7 CH-146-8 CH-146-9 CH-146-10 CH-146-11 CH-146-13 CH-146-14 CH-146-16 CH-146-18 CH-146-19 CH-146-20 CH-146-21 CH-146-22 CH-146-23 CH-146-24 CH-146-25 CH-146-26 CH-146-27 CH-146-28 CH-146-29 CH-146-30 CH-146-31

EL RUBITO CAÑÓN FOLLADO A PELO EN CZECH HUNTER

CZECH HUNTER 146 PREVIEW

Close