[Lucio Saints] Lucio Saints se carga los cojones con Diesel O’Green en “Sex Lounge”

No se sació cuando entre la parejita Diego Lauzen y Wagner Vittoria le hicieron un pedazo sandwich metiéndole doble polla, que Diesel O’Green, este chavalote adorable de piel blanquita, vuelve a por más rabo latino, que le molan bien grandes y gordas. Qué mejor para saciar la sed que tragarse la de Lucio Saints, que vale por dos. Antes se va a hacer de rogar un poquito, pero ante semejante tamaño y el hambre que entra al verla, es imposible resistirse mucho tiempo.

Lucio Saints saca el sofá a la terracita de verano, ahora que hace tanta calor en España previo a las vacaciones de Semana Santa, y se dispone a charlar con Diesel O’Green en una especie de conversación entre amiguetes. Aquí no solo va a presentarnos nuevos talentos, el sofá está listo siempre también para aquellos que dejamos de ver hace un tiempo. Menudas miradas le lanza Lucio Saints, fijo en sus ojos y su cara siempre, le encanta hacerlo incluso cuando está follando. No sé cómo aguanta la mirada intensa de esos ojazos y aún menos el gusto que debe desatarse cuando se lanza y le come la boca, sintiendo los besazos calientes, posando la mano en el muslo, muy cerquita de ese paquetón blanco y bien relleno de polla y huevos a punto de reventar.

Lucio sabe muy bien lo que aguarda bajo los calzones y conduce la mano de Diesel hacia allí para que lo goce bien y se ponga cachondo. Entre eso y la lamida de bocas que se pegan metiendo la lengua y jugueteando con la bebida y las frutas, me ponen cachondo perdido. La línea entre el erotismo y el porno es muy fina y están a punto de cruzarla. Esa línea es de color blanco y Diesel O’Green se encarga de traspasarla después de sentir el paquete contra su cara, desplegando poco a poco el plátano bajo su superficie, un plátano moreno y gigante recostadito hacia un lado, que cuando se deshace de la tela que lo recubre, se hincha y sigue creciendo apuntando hacia adelante, con el capullo emergiendo de la piel que lo encierra.

Eso ya está totalmente preparadito para Diesel y su boca. Menudos chupetones le pega a la polla mientras con los dedos le roza las pelotas bien gordas. Y vaya si sabe tragar el cabrón, con qué facilidad se la mete entera hasta el fondo, hasta notar con los labios que hace tope con los cojones. Este tio sabe perfectamente cómo recargar de leche las pelotas, sabe que cada vez que se la mete y la saca rozando con su lengua y los labios cada centímetro de ese rabo enorme, más y más leche calentita se está aglomerando en esas pelotas preciosas y morenitas para el final. No se la traga entera ni una ni dos veces, sino varias, bajo la atenta mirada de un Lucio Saints que está alucinando de gusto cada vez que le ve hacer eso. Lucio tampoco se está quieto, hasta le agarra la cabeza cuando ha tocado tope con la campanilla y más allá, encorva el culete y se la intenta encajar más todavía.

Con esa polla para gobernarnos a todos, ya tiene a Diesel O’Green totalmente entregado y quitándose los calzoncillos. Difícil separarse de ese rabo gigante y calentito con lo bien que da de comer, pero ese culito no puede pasar hambre tampoco, así que Lucio Saints se sienta y lo pone encima, restregando rabo. Casi me corro cuando Diesel tantea con la mano por detrás y le acaricia los huevos y el pollón, sintiendo todo lo que le va a meter para adentro, restregándose bien el agujero del culo y aplastando sus huevos contra la base del pene que le va a follar de lo lindo, alucinante.

Lucio Saints no tarda en encasquetarle toda la polla levantando el culo a buen ritmo hasta que lo deja suavecito, después es Diesel O’Green quien toma el mando y se lo cabalga, tragando rabo por el culo con tanta facilidad como por la boca hace un ratito. Si interesantes son las vistas por detrás, se intuye lo que está pasando por delante, que Lucio Saints tiene que estar volviéndose loquito con los huevazos y el pollón de Diesel rebotando sobre sus abdominales, que esa sensación no se paga con nada e invita a seguir follándose a un tio hasta darle su merecido.

De lado contra el sofá, Lucio Saints vuelve a tomar el control y le revienta a pollazos todo el culo, sacándola y metiéndola por completo, metiéndole caña dejándose llevar por el gustazo que siente en la polla cada vez que se la mete en ese culito hecho a medida. Lucio Saints con los músculos en tensión es una puta máquina de follar, me encanta ver cómo se descontrola hasta el punto de meter con tanta pasión que el condón casi se le sale de tanto vicio y tan dentro que se la mete con lo larga que es. Impresionante la metida de rabo que le pega boca arriba, el contraste de la polla morenita destrozando el culito blanco.

Un certero escupitazo sobre el agujero como lubricante sirve para seguir metiendo polla. Tanto rozamiento de labios y culo vaya que si sirve para cargar bien los cojones de leche calentita que Diesel O’Green termina recibiendo bien espesa y en buena cantidad encima de su cuerpo. El contraste final del pollón de Lucio Saints ya descargado de leche y al ire meneándose bien gorda y todavía dura y bañadita en semen es para echarle un buen pulso y exprimirla hasta soltar la última gota.

DIESEL O’GREEN DISFRUTA DEL RABO DE LUCIO SAINTS EN LUCIOSAINTS.COM

lucio diesel 1 lucio diesel 2 lucio diesel 3 lucio diesel 4 lucio diesel 5 lucio diesel 6 lucio diesel 7 lucio diesel 8 lucio diesel 9

DIESEL O’GREEN DISFRUTA DEL RABO DE LUCIO SAINTS EN LUCIOSAINTS.COM

TRAILER: LUCIO SAINTS Y DIESEL O’GREEN

Close